¿Por qué vemos esas rayas debajo de las letras F y J del teclado?

Debido al uso constante del teclado probablemente muchos de nosotros no hayamos notado la presencia de 2 pequeñas rayas que subrayan las teclas F y J. Para aquellos que sí han estado conscientes de esta particularidad en algún momento se habrán preguntado qué propósito tienen y por qué están ubicadas específicamente en estas letras. Pues la razón detrás de esta incorporación es para facilitar comodidad y velocidad a la escritura

¿De qué manera estas rayas podrían ayudar en el cumplimiento de ese objetivo?

Para obtener la respuesta es necesario establecer algunos hechos. En el idioma español el modelo de teclado utilizado es el QWERTY, llamado así en honor a las primeras letras situadas en la fila superior izquierda de nuestro teclado.

La existencia de este teclado se adjudica al inventor norteamericano Christopher Latham Sholes el cual lo crea a finales del siglo XIX haciendo que su hija lo utilizase para demostrar su usabilidad.

Una de las razones por las que este teclado fue diseñado con la disposición de las letras así es que al escribir la palabra “typewriter” todos los caracteres estuviesen ubicados en la fila superior lo cual su inventor consideraba agilizaría la escritura y la haría menos propensa a cometer errores. Con el paso del tiempo este teclado sería el que acabaría dominando el sector de la mecanografía

A comienzos del siglo XX se fue generando la inserción de las máquinas de escribir en muchas áreas lo cual provocó que fuese necesario adquirir la habilidad de usarlas y perfeccionarse en la tarea de escribir rápido en ellas.

A partir de ese momento es donde se originó la mecanografía la cual ocasionó la implementación de estas rayas al teclado QWERTY colocándolas a modo de subrayado en las teclas F y J respectivamente.

Colocando los dedos índices en estas teclas notaremos como los dedos medio, anular y meñique quedan ubicados cómodamente en las letras que las rodean.

Sumado a esto las teclas F y J están situadas en la línea media del teclado lo que permite a nuestras manos apoyarse en el escritorio de manera cómoda.

Esto facilita que nuestros pulgares puedan ser usados para pulsar la barra espaciadora y las teclas G y H sean accesibles fácilmente con el uso de los dedos índice.

Por todas estas razones es que se considera a las letras F y J como puntos de referencia que sirven como guía para tener una mejor disposición de nuestras manos sobre el teclado al momento de escribir.

Por medio de las rayas es posible distinguirlas táctilmente sin necesidad de que nuestra visión las ubique en el teclado, aunque hay algunas computadoras que emplean puntos debajo de estas letras en lugar de las habituales rayas.

Actualmente en el apogeo de la era digital y con el uso cada vez mayor de las pantallas táctiles la existencia de estas rayas podría estar en peligro de extinción ya que hay muchas empresas que están fabricando sus teclados sin la presencia de estas bajo las teclas F y J.

El motivo para ello es que muchas personas durante el proceso de aprendizaje para aprender a escribir en el teclado no toman en cuenta la premisa original acerca de la colocación de los dedos sobre estas teclas.

A medida que continúan la práctica sus manos van creando un patrón de tecleado el cual les permite establecer una manera de escribir propia con la cual, de igual manera, logran desempeñar una escritura rápida sin comprometer la comodidad de las manos.

Dentro de poco tiempo también podría desaparecer el uso del estándar QWERTY en los teclados numéricos ya que este fue desarrollado durante el crecimiento de las máquinas de escribir ajustándose a ellas para facilitar su uso.

En el caso de las computadoras se han creado diversos diseños como el DVORAK el cual cuya incorporación ha ido en aumento y que de la misma manera como lo hizo QWERTY durante el siglo XX sus creadores aseguran que con su uso la escritura será más veloz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *